Chucrut o Sauerkraut (Repollo Fermentado)

Hace unos cuantos años aprendí que los probióticos son muy importantes para nuestra salud intestinal y por lo tanto para nuestra salud en general.

Según muchos estudios los probióticos mejoran nuestra microbiota intestinal que son las bacterias que están en nuestro intestino y que entre otras cosas nos ayudan a mejorar la digestión, a absorber mejor los nutrientes y como consecuencia mejorar nuestro sistema inmune.

Es bien sabido actualmente que la salud de nuestro intestino está íntimamente relacionada con la fortaleza de nuestro sistema inmune

Estás bacterias bacterias son muchísimas y conviven en equilibrio dentro de nuestro intestino.

Yo al principio empecé a tomarlos en cápsulas pero desde que descubrí que podía preparar en casa alimentos fermentados no he dejado de hacerlo. Los fermentados hechos en casa además de ser mucho más económicos contienen muchas más sepas que los sintéticos, así que por todos lados es beneficioso prepararlos nosotros mismos.

En esta caso voy a hablarles del Chucrut (sauerkraut en Aleman) o repollo agrio, que es un alimento súper fácil de preparar, éste puede durar mucho tiempo sin necesidad de refrigerarlo. Es por esto que hace mucho años se dice que los marineros alemanes llevaban este alimento en sus embarcaciones además que descubrieron que era rico en vitamina C. Se trata simplemente de fermentar el repollo (puede ser cualquier variedad blanco o morado, yo preparo los dos).

En el chucrut, la fermentación se produce gracias a bacterias que liberan ácido láctico, a través del proceso de lactofermentación. Este proceso es anaeróbico, es decir que no requiere de la presencia de oxígeno, por lo que se puede realizar en un envase (preferiblemente de cristal) herméticamente cerrado. Pero en este caso hay que abrir en varias oportunidades durante el proceso de fermentación para permitir que salgan los gases acumulados. También hay personas que en lugar de cerrar el envase colocan una tela sujetada con una liga para permitir la salida de estos gases. Cada quien probando encuentra la técnica que más le guste.

A mi me cae muy bien el chucrut pero como todo en la alimentación, es cuestión de probar y ver si te cae bien a ti.

Recuerda siempre la bioindividualidad: lo que es bueno para mi no necesariamente lo es para ti. Aprende a conocer tu cuerpo y lo que le sienta bien.

Aquí les dejo la receta:

Ingredientes:

• 1 repollo pequeño o 1/2 grande

• 1 cucharada de sal rosada o sal marina

Utensilios:

• 1 envase de vidrio con tapa.

• 1 bowl.

• 1 tela o gasa (en caso de que decidas tapar el frasco con tela).

• 1 liga o goma (opcional en caso de que decidas tapar el frasco con tela).

• Tus manos para masajear.

Procedimiento:

Retira las primeras hojas del repollo con cuidado para no romperlas y resérvalas. Corta el repollo en tiras finas tratando que todas queden más o menos del mismo grosor. Coloca en un bowl, agrega la sal y deja reposar unos minutos. Masajea el repollo con tus manos para hacer que éste desprenda su líquido (este líquido nos va a servir para mantener sumergido el repollo en el tiempo de fermentación). Cuando el repollo está blando y haya desprendido su jugo colócalo en el envase definitivo. Has presión a medida que vas agregando el repollo y asegúrate de que quede totalmente sumergido en su propio jugo, si esto no es posible porque no hay suficiente líquido prepara una salmuera (agua con sal al 30%) y agrégalo para completar lo que sea necesario. Coloca las hojas del repollo que habías reservado al principio arriba del repollo y haz presión hacia abajo para asegurarte de que todo quede cubierto por el líquido. Pon el objeto pesado sobre estas hojas para mantener todo sumergido y cierra el frasco con su tapa o con la tela y la liga. Llévalo a un lugar donde no tengas que estarlo moviendo y deja fermentar por un mínimo de 3 semanas (esto varía dependiendo del clima).

Nota: si lo tapas de forma hermética asegúrate de abrir algunas veces el frasco para dejar salir los gases acumulados.

Yo acostumbro a agregar una cucharadita a mis ensaladas así que lo consumo varias veces al día (prefiero consumirlo así que más cantidad una sola vez al día).

Tiene un sabor un poco agrio y es crujiente

Espero que te animes a preparar tu propio chucrut. Es una manera fácil y económica de agregar probióticos de alta calidad a tu alimentación sin necesidad de comprarlos en cápsulas.

Con cariño,

María