Germinados: Beneficios de Germinar las Legumbres

Desde hace unos años he venido germinando legumbres. Antes de esto compraba alfalfa o brotes de frijol pero desde que descubrí lo fácil que es hacerlo en casa casi no los compro. Germinar las semillas, granos y leguminosas nos permite tener acceso a todos los nutrientes que ellos contienen. Estás comiendo un alimento “vivo”. Al germinar la semilla, ésta libera todos sus nutrientes para formar la plantita además que disminuye el ácido fítico (considerado un anti nutriente). Pensemos que la semilla esta diseñada para formar una planta, no para ser digerida por nuestro cuerpo sin haberlo hecho. Al remojarlas y más aún al germinarlas ayudamos a nuestro cuerpo a obtener más nutrientes y además a digerirlas mejor. En las fotos les muestro un poco el proceso para germinar lentejas (es una de las más rápidas en germinar). Solo hay que colocarlas en remojo una noche y los demás días solo hay que mantenerlas húmedas, en esta oportunidad utilicé un colador para hacerlo. También a veces sólo remojo y dejo que empiecen a brotar y las cocino (esto lo hago con garbanzos, lentejas, frijoles) porque así siento que mejora la digestión. También remojo las almendras, nueces, arroz y quinoa por lo menos durante una noche antes de cocinarlas. Siempre que vayas a consumir este tipo de alimentos es recomendable por lo menos remojarlos para eliminar un poco los anti nutrientes y ayudar a la digestión.