Polvo de Cáscaras de Mandarina

Desde hace un tiempo me he interesado mucho por darle a todo lo que compro el mayor uso posible. Esto incluye a los alimentos. Y en este sentido algo que me gusta aprovechar en lugar de desechar es la CÁSCARA DE LOS CÍTRICOS.

En casa consumimos muchos cítricos y la verdad es que antes de aprender a utilizar sus cáscaras de diversas formas solía desecharlas siempre. Ahora las aprovecho de varias formas y hoy te quiero mostrar una: HACER POLVO DE CÁSCARAS DE MANDARINAS.

Me parece importante destacar que las cáscaras de los cítricos están cargadas de principio activos maravillosos. De hecho la esencia de estos se extrae de sus cáscaras.

Lo que más me gusta de este polvo es que esta cargado de antioxidantes, los cuales son maravillosos para nuestra piel porque la protegen de los radicales libres.

Preparar este polvo es realmente sencillo. Solo necesitamos deshidratar bien las cáscaras y procesarlas para volverlas polvo. Fácil no?

Me encanta tener estos polvo porque sirven para agregarlos a diversas preparaciones: mascarillas faciales, limpiadores faciales en polvo, exfoliantes, ensaladas.

Aquí te dejo la receta:

INGREDIENTES:

Cáscaras de mandarinas (podrías utilizar cáscaras de otro cítrico o combinar de varios).

PROCEDIMIENTO:

Lo primero que debemos hacer es deshidratar las cáscaras muy bien (que queden crujientes). Esto lo podemos hacer de varias formas:

  • Poniéndolas al sol hasta que estén bien deshidratadas.
  • Poniéndolas en el horno a 60 grados centígrados (tarda aproximadamente 3 horas pero depende del horno).
  • Poniéndolas en un deshidratador a 40 grados centígrados hasta que estén bien deshidratadas.

NOTA: lo ideal es deshidratarlas a la menor temperatura posible para conservar todas sus propiedades.
Cuando estén bien deshidratadas esperamos que se enfríen y las procesamos preferiblemente en un molino de café para que quede un polvo fino.

NOTA: es importante dejar que se enfríen antes de procesar porque si están calientes podrían desprender humedad que haría que se descomponga el polvo.

Puedes envasarlo en un tarro de cristal y cerrar herméticamente y te va a durar mucho tiempo.

Una buena manera de darle uso a un ingrediente que normalmente desechamos. No crees?

Espero que lo prepares.

Con cariño,

María